Las perspectivas de la economía global (FMI)  proyectan una baja en lo estimado con una tasa de 3.9% entre 2018 y 2019. Es el resultado de crecientes tensiones comerciales entre grandes economías, problemas domésticos en países emergentes y el aumento del petróleo lo que plantea un gran reto para países como la República Dominicana, obligados a plantearse acciones de innovación exportadora para aprovechar la apertura de los mercados internacionales a los que ahora tiene mayor acercamiento.

Si bien la actualización del pronóstico del Fondo Monetario Internacional revelan que la expansión esperada será cada vez menos uniforme a lo proyectado, asegura que son alentadores los datos obtenidos en encuestas entre gerentes de compras del sector de los servicios que indican que los volúmenes de ventas minoristas están repuntando en el segundo semestre del año.

Anotamos estos elementos convencidos de que entre los retos a plantearse, es el de la innovación exportadora unos de los más urgentes. Los consumidores de esas economías avanzadas o emergentes que, aún en tensión tienen grandes demandas de bienes y servicios, están cada vez más informados y por lo tanto son cada vez más exigentes.

Según los planteamientos de la Organización para la Cooperación Económica (OCDE), las empresas se considerarán innovadoras desde el punto de vista de las exportaciones al asumir cambios hacia productos nuevos, mejoras en los actuales en función de las tendencias y las demandas de los consumidores; alcanzar mejoras administrativas desplegando nuevos y más eficientes procesos para aumentar la productividad; utilizar métodos de organización interna que mejoren la calidad de los procesos y de los productos o servicios que ofertan, y la actualización en los sistemas de comercialización para alcanzar mayor eficiencia. (Manual de Oslo de la OCDE).

Innovar para exportar requiere de financiamientos

Aunque todos los sectores están convencidos en la necesidad de disponer de fondos y de mecanismos para fomentar la innovación exportadora, investigaciones de expertos de la CEPAL revelan que aún hay  pocos organismos y pocos instrumentos idóneos dirigidos a financiar o incentivar la innovación exportadora.

Lo tradicional ha sido el financiamiento por parte de los bancos públicos y privados para temas de producción o manejo de pre o post embarque y otros elementos vinculados a la exportación. Pero a ese apoyo le hace falta menos burocracia, mejores tasas, mayores plazos, garantías, entre otros elementos.

El apoyo para la innovación exportadora requiere, por un lado instrumentos no reembolsables para la capacitación y el coaching, desarrollo de inteligencia comercial, asesorías para la internacionalización de los negocios, capacitación para el cumplimiento y certificación de estándares internacionales, entre otros. El Gobierno dominicano ha venido desarrollando estas instancias dotándolas de fondos para ese apoyo, como también dispone de instrumentos reembolsables como el financiamiento para participación en ferias internacionales, la adecuación del producto a la demanda en el destino o la optimización de los canales de distribución, etc.

 Este estudio de referencia de la CEPAL sobre los programas de apoyo y financiamiento en América Latina para la innovación exportadora en las pequeñas y medianas empresas concluye en que la promoción de las exportaciones debería vincularse más con el apoyo al proceso innovador, mediante una mayor coordinación entre los organismos de promoción comercial, los bancos de desarrollo y las demás instituciones de apoyo a la innovación. Finalmente, se requiere también expandir los fondos de los programas e instrumentos, a fin de intensificar el apoyo a la innovación de pymes, sobre todo aquellas exportadoras de bienes y servicios no tradicionales y de mayor valor agregado.

 

BANDEX trabaja en la conformación de un portafolio de novedosos productos especiales para fomento de las exportaciones.

Asegura que los bancos de desarrollo han sido fuentes importantes para la financiación de la innovación exportadora en América Latina y el Caribe. De ahí la importancia del Banco Nacional de las Exportaciones BANDEX como política directa del Gobierno para apoyar al sector productivo nacional exportador y a las empresas que le suplen servicios.

BANDEX entre esos mecanismos de apoyo

BANDEX tiene fondos disponibles para apoyar a los productores en sus procesos de innovación exportadora de manera directa, o a través de su banca de segundo piso, mediante la cual el empresario puede tener acceso a sus fondos utilizando el banco comercial privado de su preferencia.

BANDEX trabaja en la conformación de un portafolio de novedosos productos especiales para fomento de las exportaciones. Las líneas de acción del banco van dirigidas a privilegiar financiamientos que impacten la innovación exportadora en las empresas.

BANDEX está listo para apoyar a las empresas en un proceso de innovación exportadora que implique capital de trabajo, desarrollo de proyectos para incrementar su capacidad exportadora; inversiones en sistemas y equipos de informática; consultorías especializadas como mejoras en procesos de manufactura y estudios de mercados en el extranjero, así como estudios de factibilidad económica, de organización y administración de empresas asociadas al sector exportador.