Exportar desde la República Dominicana es una actividad cada vez menos compleja. El Gobierno desarrolla nuevas políticas, sistemas y servicios para facilitar el comercio internacional tras la meta de la sostenibilidad del crecimiento económico del país.

Exportar es  en sí una palabra mayúscula.  Es sumergirse en la nebulosa de un proceso burocrático que puede aturdir. Trámites legales, trabas de los mercados, conflictos de mafias en los puertos o extrañas barreras de los países que minan la competitividad de las empresas. Esto, después de sobrevivir a la experiencia de la producción misma para ofertar un producto o servicio en condiciones de satisfacer los gustos de consumidores de culturas muy diferentes a la dominicana.

El mundo cambia y el país mejora. El Gobierno sigue las  líneas de la Estrategia Nacional de Desarrollo para, desde lo público y con el concurso de lo privado, crear los espacios de coordinación necesarios para facilitar las tareas, disponer de los recursos y de las capacidades para fomentar las exportaciones.

Como exportador ahora dispone de mecanismos de orientación gratuita por parte de especialistas en inteligencia de negocios que acompañan a los emprendedores para desarrollar de manera personalizada las propuestas exportables de sus proyectos, facilidades para la gestión de registros y trámites y asistencia técnica hasta asesorías para accesos a mercados como lo hace el Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CE-IRD). Dispone, además, del acompañamiento en los puertos y aeropuertos del país y de mecanismos de financiamientos especializados como los que oferta el Banco Nacional de las Exportaciones (BANDEX).

 

El Gobierno está creando los espacios de coordinación necesarios para facilitar las tareas, disponer de los recursos y de las capacidades para fomentar las exportaciones.

EL CEI-RD  cuenta con un personal que se prepara cada vez más con habilidades técnicas y la disposición de apoyar y lograr el crecimiento de las empresas. Si entras en contacto con ellos, al completar un breve cuestionario, te ofrecen una reunión de trabajo. Junto a tu equipo, los técnicos del CE-IRD levantan un diagnóstico que  identifica las necesidades de tu proyecto para realizar la exportación con las recomendaciones basadas en las experiencias acumuladas por la organización estatal.

La Dirección General de Aduanas, que se define como el puente hacia el mundo, dispone de mecanismos de información  y servicios para los emprendedores que han decidido exportar. Han desarrollado el Sistema Integrado de Gestión Aduanera (SIGA) para apoyar los procesos de importación y exportación, acelerar las transacciones y reducir los costos involucrados en el comercio internacional.

El SIGA requiere un registro y se obtiene un Certificado de Autenticación o token para entrar y realizar la Declaración Única Aduanera (DUA) reportando toda la documentación legal que rige la materia.  Pero si el emprendedor no está inscrito en el SIGA puede realizar sus trámites a través de una agencia aduanal certificada oficialmente.

Cuando tengas listo el proceso de negociación con el importador del país al que venderá, en ADUANAS le solicitarán una Declaración Única Aduanera (DUA), una Factura Comercial que confirma la transacción que ha realizado y el Conocimiento de Embarque que muestra el modo y trámite de transportación de la mercancía. Si se trata de exportar de productos y sub productos de origen animal podría, además, necesitar de un permiso especial emitido por el Órgano Regulador del Ministerio de Agricultura, u otro, dependiente del tipo de mercancía a exportar. Para mayores detalles solo tienes que conocer el procedimiento a seguir en el enlace de la Dirección General de Aduanas.

Sobre mecanismos de orientación, recursos gratuitos para exportadores y otros servicios desarrollados por el Gobierno estaremos hablando en Economía Global, el blog de BANDEX.